Tuesday, November 03, 2009

Un encuentro en Port Vendres

...algo en todo su porte me hizo recordar de pronto a Ilona. Pero ahí terminaba cualquier parecido. El rostro de Lina, anguloso con la nariz formando leve arco que le daba un aire de halcón, la barbilla saliente repitiendo un poco la línea de la nariz pero en sentido inverso, me recordó algunas caras que suelen encontrarse en el país vasco o en ciertas regiones de los Balkanes. Los ojos ligeramente salientes y de un color verde oscuro que cambiaba al pálido por efecto de la luz, tenían, esos sí, esa fijeza inteligente y escrutadora que suele distinguir a la gente levantina. Había algo de santón o de sacerdotisa de un rito olvidado en esa mirada que me confirmó los atributos de carácter que su carta me había revelado. Sonreía con dificultad y se notaba en ella una tensión, una inquietud seguramente nacida de su presente incertidumbre respecto al futuro. Traté de calcular su edad pero me fue imposible.

Maqroll el Gaviero, en Tríptico de Mar y Tierra / Jamil

1 comment:

Cronopia Azul said...

Esto me acuerda la fotografía en blanco y negro que le tomó un amigo a una mujer. Me gusta eso, que los textos me recuerden fotos de alguien que no tiene nada que ver con el que escribe.